Acapulco, el centro del mundoOctober 8, 2016October 6, 2016admin

hotel Cuando vives en la Ciudad de México y para los chicos de mi generación, aquellos que nacimos a mediados del siglo XX, una de las mayores aventuras de playa era ir a Acapulco.

Recuerdo que cuando estaba en la secundaria, casi toda mi clase ya habíamos visitado esta hermosa bahía.

Así llegábamos los chicos y las chicas después de una visita a Acapulco… es un lugar sensacional para los “chavos”.

Ya para cuando estaba en la universidad, arrancarse un fin de semana hacia Acapulco era una hazaña, ya que era muy popular el irse de “pinta”.

El rumor de “cama y arena” era lo usual, sencillamente pensar en Acapulco era desde lo más loco o atrevido, si se pensaba ir con tus amigos.

Muchos tenían sus propias anécdotas que giraban sobre Acapulco, como mis padrinos, que se casaron muy jóvenes y decidieron pasar su luna de miel en este lugar, solo que se fueron en motocicleta durante más de 6 horas… y llegar a hospedarse en donde fuera, ya que no habían reservación previa. Esas eran las clases de aventuras “normales”

Desde que Acapulco surgió, fue posicionándose poco a poco no solo a nivel mundial, sino a nivel internacional.

Ha sido un centro de playa que atrajo desde sus orígenes a gente adinerada, a estrellas de la música y del deporte.

Sencillamente, decir Acapulco era estar en el centro del mundo.

Después, cambié mi residencia y las escapadas a Acapulco literalmente desaparecieron, siendo otros destinos de playa los que comencé a visitar.

Ahora, después de muchos años regreso nuevamente a este legendario lugar, ese lugar que evoca a una época pasada.

En esta ocasión, ya con familia, mis hijos eligieron uno de las varias opciones de hoteles en Acapulco todo incluido sí, todo estaba incluido.

Estando ya instalados, algo me jaló a visitar esas playas de antaño, aquellas playas legendarias de Roqueta, Caleta y Caletilla y fue como retroceder en el tiempo.

Siguen de pie hoteles y restaurantes que han visto pasar la época dorada de Acapulco, estamos hablando de más de 70 años de historia, cuando Agustín Lara y María Félix pusieron en la mira este lugar, o cuando Elvis Presley realizó aquí una de sus películas.

Es en Acapulco donde el sol te deja una piel bronceada y dorada, en donde hay diversión y alojamiento para cualquier bolsillo y un lugar donde confluyen personas de cualquier parte del mundo que buscan pasar unos días de ensueño.

Es Acapulco el que ha implantado su propio diseño y estilo… ¿quién no ha dicho la frase de “hacer un Acapulco en la azotea”? Esto por el simple hecho de tomar el sol.

O sentir ese “estilo Acapulco”, donde sus sillas playeras son el centro de atracción.

En fin, este centro de playa sigue atrayendo a propios y extraños, sigue siendo uno de los lugares favoritos para los capitalinos, para los jóvenes que se dan su escapada, para los amantes que desean un fin de semana para un romance fuera de serie… Acapulco seguirá siendo Acapulco.